Mima tu cuerpo con el ritual Hammam

El Hammam, también conocido como baño turco o baño árabe, es una tradición y costumbre de siglos de antigüedad en la cultura marroquí. De hecho, es la forma más antigua de limpieza y purga de impurezas. Esta tradición tiene múltiples beneficios entre los que se encuentran la reducción de la tensión muscular, la mejora del sueño y una piel nutrida.


Un cuerpo, un templo

El hammam o baño árabe público no cubre sólo funciones de descanso e higiene, sino que también es un lugar de reunión social y política. En la Córdoba musulmana han llegado a haber hasta más de seiscientos en su época de mayor esplendor. Mientras que algunas ciudades españolas como Madrid, Córdoba o Granada cuentan ya con uno dentro de su casco urbano. Parecidos a las termas romanas, estos lugares disponen de piscinas de agua fría, templada y caliente, además de una sala de vapor, o baño turco, y otra de masaje con aceites aromáticos. Conviene comenzar por la templada, seguir por la caliente y finalizar con un chapuzón en la fría. El ambiente es silencioso y sólo se oye de fondo una música relajante, lo que permite recuperar la energía del cuerpo y descansar la mente.



Entre los distintos tipos de servicio de un Hammam existen: el autoservicio, que es el más económico, aunque debes llevar contigo tus elementos de higiene como jabón, champú y toalla. Por lo general no es lo más recomendable en la primera visita; y el estilo tradicional, en el cual un asistente lava y masajea tu cuerpo por un tiempo de 15 minutos aproximadamente. En este caso, no es necesario llevar nada, y para muchos es considerado como una verdadera experiencia en baños turcos. No obstante, hoy en día el servicio se ha diversificado y puede contar con masajes o tratamientos de belleza adicionales.


The Riad Tarifa, a pesar de tratarse de un hotel, ofrece la oportunidad de desconectar tanto a los huéspedes como a los no huéspedes. En su sala Wellness se puede disfrutar de tratamientos de belleza, masajes relajantes o del milenario ritual Hammam, inspirado en la tradición oriental del culto al agua y el bienestar.